Consejos

PARA COMENZAR TU BÚSQUEDA:

  • Acota tu búsqueda según tu objetivo laboral: cargo, rubro y área e indaga tu motivación por ellos.
  • Crea tu propia rutina para la búsqueda laboral, considerando no más de 3 veces por semana (lunes a viernes), Agrega actividades o deporte a tu día, para evitar la ansiedad en el proceso de búsqueda y en momentos en donde predomina la incertidumbre.
  • Revisa que tu CV y tu perfil estén actualizados en los distintos portales y Linkedin. Si subes una foto a tu perfil debe ser formal (tipo carnet).
  • Evita postulaciones “por si acaso”, revisa cuidadosamente los requisitos del cargo. Esto te podría aumentar tu ansiedad y/o frustración.
  • No postules a cargos que no tengan relación con tu profesión o en aquellos en los que no cumplas con los requisitos.
  • No mezcles tus áreas de recreación y de descanso con tu área de búsqueda laboral recuerda que la búsqueda de trabajo es un trabajo de tiempo completo.

EL PROCESO DESDE EL OTRO LADO (RECLUTADOR):

  • En primer lugar se encuentra la activación del cargo, donde se describe el perfil. En esta primera etapa se dan a conocer las distintas competencias y requerimientos básicos para la persona que ocupe el puesto de trabajo.
  • Luego se difunde la oferta en los distintos medios de búsqueda (portales de búsqueda y redes sociales).
  • Al publicar la oferta, los reclutadores reciben todos los CVS de los postulantes y realizan el filtro curricular, esto quiere decir que tienen que seleccionar a los candidatos que más se adecúen al perfil requerido por la empresa. Por ejemplo acá podrían ser importantes las respuestas que entregaste al realizar la postulación.
  • Con la selección de los postulantes, el siguiente paso es citarlos a entrevistas, las que podrían ser variadas y significar varias sub etapas: grupales, psicológicas, con jefatura/gerencia, etc.
  • Al finalizar el proceso de entrevistas se define una terna del proceso (los finalistas).
  • El proceso termina con la elección del candidato.

REALIZANDO UN CV ATRACTIVO:

Sigue los siguientes consejos y lograrás un buen CV:

  • Formato de texto uniforme, te recomendamos Arial tamaño 11.
  • Comienza tu CV con un breve “Resumen Laboral”, esto permitirá que el reclutador o potencial empleador tengan una idea clara de tu perfil.
  • Texto “justificado” (botón “justificar” en menú de inicio, sección “párrafo” de Word).
  • 2 páginas de extensión máxima; en caso de que poseas más de 15 años de experiencia laboral, puedes extenderte a 3 páginas.
  • Evita ser redundante con las ideas.
  • Evita usar abreviaciones o siglas poco conocidas.
  • Usa un lenguaje formal, pero no rebuscado, ya que tu CV debe ser entendible.
  • Si mencionas logros intenta que sean lo más objetivos posible.
  • Se recomienda no agregar en el CV tus pretensiones de renta. Esto debido a que dichas pretensiones pueden variar dependiendo del cargo y empresa.
  • En el CV no es necesario agregar foto, intenta hacer un proceso lo más neutro posible.
  • No te olvides de revisar la ortografía y la redacción de todo tu CV.

SIN NERVIOS EN LA ENTREVISTA:

La entrevista es la principal herramienta para seleccionar a un postulante. El evaluador estará preocupado de: tus conocimientos técnicos, tu perfil psicológico, competencias y motivación.

Además realizará preguntas para determinar tu grado de desarrollo de ciertas competencias. Para esto, tiene preguntas prediseñadas. Las más usuales son: tu mayor logro profesional/académico, Tus fortalezas y debilidades, incidentes críticos que hayas tenido que solucionar, presentación, historia laboral, motivos de salida, motivación por la empresa y cargo, renta, pretensiones de renta, proyecciones, etc.

Sigue los siguientes consejos:

Considera las siguientes recomendaciones:

  • Procura averiguar con anticipación de la empresa, su cultura y objetivos.
  • Se puntual.
  • Se siempre cordial y respetuoso.
  • Vístete formal y procura afeitarte, peinarte y lavarte los dientes antes de la entrevista.
  • Si el evaluador te dice que no hay problema en tratarlo de “tu”, hazlo pero ten cuidado de no caer en modismos tales como “cachai”, “sabís”, entre otros.
  • El anterior consejo se aplica para evaluadores que sean de una edad similar a la tuya, nunca olvides que estás siendo evaluado en todo momento y nunca debes perder la formalidad.
  • Mantén contacto visual, pero no exageres.
  • Intenta ser lo más espontáneo/a posible.
  • Relájate y se tú mismo, pero sin perder el foco que estás en un contexto de entrevista.